Baños turcos: Ideas, diseños y decoración

  1. Baños Turcos de estilo  por AVANTUM
    Ad
  2. Baños Turcos de estilo  por Signum Contract
  3. ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
  4. Baños Turcos de estilo  por Cleopatra BV
  5. Baños Turcos de estilo  por Architektura i Wnętrza 'Profilart'
  6. Baños Turcos de estilo  por Next Container
  7. Baños Turcos de estilo  por Oceanic Saunas
  8. ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
  9. Baños Turcos de estilo  por Studio B&L
  10. Baños Turcos de estilo  por Signum Contract
  11. Baños Turcos de estilo  por Signum Contract
  12. Baños Turcos de estilo  por Green Habitat s.r.l.
    Ad
  13. Baños Turcos de estilo  por Arquiteta Carol Algodoal Arquitetura e Interiores
  14. Baños Turcos de estilo  por BOULEVARD ARQUITETURA
  15. Baños Turcos de estilo  por Projectstroy
  16. Baños Turcos de estilo  por Yantram Architectural Design Studio
  17. Baños Turcos de estilo  por Arquiteta Carol Algodoal Arquitetura e Interiores
  18. Baños Turcos de estilo  por Arquiteta Carol Algodoal Arquitetura e Interiores
  19. Baños Turcos de estilo  por Style Home
  20. Baños Turcos de estilo  por Style Home
  21. Baños Turcos de estilo  por Style Home
  22. Baños Turcos de estilo  por Style Home
  23. Baños Turcos de estilo  por Projectstroy
  24. Baños Turcos de estilo  por Studioapart
    Ad
  25. Baños Turcos de estilo  por Nuevo Tasarım
  26. Baños Turcos de estilo  por 形構設計 Morpho-Design
    Ad
  27. Baños Turcos de estilo  por Next Container
  28. Baños Turcos de estilo  por London Swimming Pool Company
  29. Baños Turcos de estilo  por Daniela Ponsoni Arquitetura
  30. Baños Turcos de estilo  por Studio B&L
  31. Baños Turcos de estilo  por Projectstroy
  32. Baños Turcos de estilo  por Cleopatra BV
  33. Baños Turcos de estilo  por Cleopatra BV

¿Qué son los baños turcos?

Los baños turcos o baños de vapor son recintos en los cuales se sigue un proceso que consiste en elevar y luego enfriar la temperatura corporal. Esto se logra gracias al vapor que despiden las aguas termales o aguas calentadas a leña. Los baños de vapor de origen árabe se llaman hammam, aunque este tipo de baño se repite en muchas culturas. En épocas pasadas, se consideraba los baños turcos no solamente como una actividad que redundaba en la salud y bienestar en general, sino prácticamente como un ritual que favorecía la espiritualidad. Los baños de vapor se extendieron en otras regiones o culturas, dando lugar a las famosas termas romanas, el sweat lodge norteamericano, el ofuro japonés, el temazcal mexicano y el bania ruso. 

En tiempos de los romanos, los baños eran el eje de reuniones secretas, en las que se discutía en ocasiones el futuro del Imperio. Diferentes modalidades como el sauna originario de Finlandia presentaban ciertas características similares. En España y Portugal, seguramente debido al contacto con el mundo árabe, existen famosos edificios destinados a esta actividad. El nombre “baño turco” se origina debido a la importancia que tenían en la época del Imperio Otomano. En la era Victoriana, se popularizaron en las islas británicas y no han parado de extenderse en todo el mundo hasta nuestros días, en los que ni hay un spa que se respete que no ofrezca o bien un baño turco o un sauna.

Baños turcos vs saunas

Los baños turcos se conocen como “baños húmedos” y presentan temperaturas que no superan los 60°C, aunque parezca que hace más calor debido a que nivel de humedad es muy alto. Los baños turcos tienen más fases que los saunas, ya que primero hay que pasar al cuarto tibio, para favorecer una relajación gradual. Luego se pasa al baño caliente, en el que la temperatura se eleva sustancialmente para motivar la sudoración. La tercera etapa es el baño en una pileta de agua fría acompañado por un masaje y finalmente una estadía en un cuarto frío para terminar con el proceso. Como el agua se calienta mediante combustión a leña, resulta más complejo el baño turco que la sauna.

Por el contrario, la sauna, originaria de Finlandia, se considera un baño seco. Sus temperaturas varían entre 80°C y 90°C mientras que la humedad no supera el 20%. La sauna presenta dos etapas, la caliente que busca la eliminación de toxinas a través del sudor y luego una zambullida en una pileta, lago o ducha helada. Los cambios abruptos de temperatura son parte de la actividad y se supone que brindan multitud de beneficios para la salud. La sauna necesita de una estufa con piedras calientes que producirán el vapor al recibir chorros de agua.

Beneficios para la salud y el espíritu

Los beneficios generales de una sesión completa de baño turco son la desintoxicación de la piel, limpieza de las vías respiratorias, optimización del flujo sanguíneo ya que el corazón bombea con más fuerza y relajación general que favorece el descanso y una noche de sueño sin interrupciones. Lo que primero vamos a notar es una mejora evidente en la piel, aunque es posible que también reparemos en que nos resulta más fácil respirar, especialmente si nos sentíamos un poco congestionados antes de entrar al baño turco. Y claro está que nos sentiremos más relajados y descontracturados con apenas unos minutos pasados en el cuarto tibio.

Los beneficios varían dependiendo si se encuentra en la fase de calentamiento o enfriamiento. Durante la fase del calentamiento se observan los siguientes efectos: relajación muscular y psíquica, sudoración que produce la expulsión de desechos y limpia de la piel, normalización de la presión arterial, acumulación de calor, vasodilatación y aumento de la circulación sanguínea, alteración del sistema termorregulador del cuerpo y desobstrucción de las vías respiratorias.

En la fase de enfriamiento se producen otros efectos entre los que podemos contar la saturación de oxígeno en la sangre, contracción de los vasos sanguíneos, normalización de la temperatura corporal y finalmente, estimulación psíquica.

El masaje es un lujo que acompaña al baño turco y que resulta aún más benéfico después de pasar por las diferentes etapas y temperaturas, ya que nuestros músculos se encuentran en un estado óptimo de relajación, que hará que el masaje sea mucho más agradable.

Baño de vapor casero

¿Es posible tener un baño de vapor en casa? Por supuesto, siempre y cuando se cuente con el espacio suficiente. Suelen ser cuartos pequeños revestidos en madera y con bancos de este mismo material. La pileta no debe ser necesariamente enorme, siempre y cuando el agua esté bien fría, incluso una buena bañadera con hidromasajes puede funcionar de maravillas. Un espacio con una cama para masajes debe ser tomado en cuenta, si queremos cumplir con el ritual completo. Algunos constructores de piletas también se especializan en este tipo de construcciones, siendo capaces de replicar un spa cinco estrellas en la comodidad de nuestro hogar. ¡Y qué lujo tener un baño turco en casa!