Chapas Vintage: Hogar de estilo  por Chapas Retro

Decoración vintage explicada

Decoración vintage explicada

Antes de empezar a pensar en incorporar una decoración vintage a nuestra casa, debemos tener claro qué es el estilo vintage conceptualmente…
Antes de empezar a pensar en incorporar una decoración vintage a nuestra casa, debemos tener claro qué es el estilo vintage conceptualmente…

Antes de empezar a pensar en incorporar una decoración vintage a nuestra casa, debemos tener claro qué es el estilo vintage conceptualmente. Se considera vintage a cualquier objeto, pieza o prenda de ropa que tenga más de 30 años (algunos expertos incluso afirman que debe tener más de 50) y menos de 100. En cambio, se considera una antigüedad cuando un objeto tiene más de 100 años. Para que una pieza vintage tenga valor real, debe representar a la época en la que fue fabricada, haciéndonos evocarla inmediatamente y sin posibilidad de error. Objetos sosos, que no podrían ser clasificados en el estilo de la década que los vio nacer no serían piezas muy codiciadas para un experto en este estilo decorativo. Pasa con frecuencia que los fabricantes detectan este tipo de tendencias y buscan emularla, fabricando muebles nuevos que parecieran hechos en los años 40, por ejemplo. Suelen ser mucho más baratos que los originales, pero no se consideran vintage genuino. La palabra en francés significa cosecha y el término es apropiado ya que como sabemos, el buen vino mejora con los años. De ahí que este estilo reciba este nombre tan peculiar. Otra de las características que convierten a las piezas vintage en objetos de deseo es que se fabricaron con materiales y técnicas que ya no se encuentran ni se usan. La mejor prueba de su calidad es que hayan resistido el paso del tiempo prácticamente intactas, lo cual no es poca cosa. Existen hoy en día muchísimas tiendas especializadas, muchas de ellas con una buena oferta online donde podemos encontrar algo que se convierta en una pieza clave del decorado de casa. Otros lugares donde podemos encontrar verdaderas joyas son los mercados de pulgas y en las ferias americanas. Si han decidido adoptar este estilo no dejen de visitarlos. Es un estilo esencialmente caprichoso y muy divertido y salir a la caza del nuevo mueble o adorno es una tarea súper estimulante y entretenida. Recapitulando: el vintage es un estilo decorativo o de indumentaria que se caracteriza por incorporar piezas de más de 30 y menos de 100 años de edad a nuestra decoración o nuestro guardarropa. Estas piezas tienen que representar inequívocamente la época en la que fueron fabricadas.

¿Por qué optar por la decoración vintage para nuestros ambientes? 

La fiebre por la decoración vintage comenzó en los años 90 y aunque tal vez haya amainado un poco con la llegada del milenio, los verdaderos conocedores de este estilo le siguen siendo fieles. Cuando incorporamos piezas de este estilo a la decoración vintage, podemos contar con que resistirán el paso del tiempo, ya que fueron elaboradas en épocas pasadas, en las cuales los controles de calidad solían ser mucho más estrictos que hoy en día y la fabricación en serie estaba mucho menos extendida. El valor de una pieza vintage viene intrínseco en la calidad de su elaboración y en tratarse de piezas difíciles de encontrar. Es una suerte de compra y venta de antigüedades, que admite todo tipo de prendas u objetos de manufactura más reciente. Este estilo es increíblemente popular entre coleccionistas, quienes han desarrollado un ojo muy entrenado para detectar cuando han dado con una verdadera joya. La incorporación de estas piezas en nuestra casa aportará una profundidad y riqueza que ninguna pieza comprada en una tienda o fábrica contemporánea podría igualar y es por eso que la decoración vintage es tan recomendable. Tiene este estilo otra ventaja y es su eclecticismo, ya que pueden convivir muebles u objetos de distintas épocas haciendo de nuestros ambientes lugares mil veces más interesantes y únicos. Hay que saber distinguir entre las piezas realmente vintage, que pueden llegar a costar mucho dinero y piezas estilo vintage que han sido fabricadas siguiendo pautas de diseño de épocas pasadas, pero que se fabricaron recientemente y no tienen el mismo valor económico, ni histórico. 

La decoración vintage y dónde encontrar piezas de este estilo 

Una de las cosas más entretenidas de la decoración vintage es dedicarnos a buscar accesorios de este estilo. ¡Hay tanto de dónde elegir y se pueden usar de tantas formas! Pueden ser piezas de vajilla, objetos específicos, muebles y objetos decorativos de todo tipo. En cuanto a aparatos eléctricos como radios, tocadiscos, teléfonos y cuánto se nos ocurra son siempre piezas que capturan todas las miradas. Otro buen filón son las lámparas, las alfombras y almohadones, que contribuyen a enriquecer notablemente nuestros ambientes. Lo interesante de la decoración vintage es que podemos empezar la caza de objetos vintage dentro de las herencias familiares. Esa cómoda que heredamos de una tía abuela por ejemplo, después de una concienzuda restauración puede convertirse en el centro de atención de cualquier espacio y nos costará mucho menos que una adquirida en ferias americanas o casas de antigüedades. 

¿Cuál es la diferencia entre el estilo de decoración vintage y el estilo de decoración retro? 

Aunque con mucha frecuencia ambos estilos se confunden, no debería ser ya que es bastante fácil ubicarlos en el tiempo. Así como las antigüedades deben tener al menos 100 años para considerarse como tales, el estilo retro  está contenido entre no más de  30 años de edad y no menos de 15. En otras palabras cubre el espacio libre entre los ítems fabricados en nuestros días y los que empiezan a considerarse vintage. Una decoración vintage  incorporaría piezas que deberían tener menos de 100 años y más de 30 años. ¿Cuál es la diferencia entre el estilo de decoración vintage y el estilo de decoración shabby chic? El estilo que conocemos como shabby chic, reúne varios elementos para lograr una estética atemporal y muy, pero muy femenina que lo hace bastante más limitado que el estilo vintage. La dedoración shabby chic lincorpora muebles, tapizados y géneros que dan la sensación de estar gastados o desvaídos con el fin de que parezcan más antiguos de los que son, mientras que en la decoración vintage, los objetos no reciben ningún tipo de tratamiento adicional. El shabby chic tiene un aire decididamente campestre, la paleta utiliza muchos tonos de blanco a beige y pasteles. Las rosas, querubines, guirnaldas, candelabros, vajillas y manteles, estampados franceses proliferan, ya que como dijimos antes, el shabby chic es un estilo esencialmente femenino. La decoración vintage no conocer fronteras, no discrimina distintos períodos y no sigue premisas estéticas rígidas, más allá de ubicar sus piezas en un período temporal determinado. 

La decoración vintage puede ser tanto femenina como masculina, delicada o rústica, mientras que la decoración shabby chic debe ser muy femenina. 

La paleta de decoración vintage 

La paleta vintage es muy variada, si bien suele ser opaca. Incluso los colores más vivos están atemperados ya que han pasado años desde que mostraron su cara más vibrante. En esto se diferencia del estilo retro con sus colores fluorescentes. La libertad y amplitud de este estilo lo convierte en el favorito de aquellos a quienes nos les gustan las paletas rígidas o los espacios en tonalidades demasiado similares. Si queremos utilizar colores propios de este estilo para una decoración vintage más lograda, nos encontraremos que la oferta es amplia y que al contrario del estilo minimalista, o escandinavo, por ejemplo, podremos contar con tonalidades bastante más alegres y divertidas.

Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!