Escuelas: Diseños y decoración | homify Escuelas: Diseños y decoración

Escuelas: Diseños y decoración

  1. Sala de yoga aéreo: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  2. Cocina didáctica: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  3. Cocina didáctica: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  4. Cocina didáctica: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  5. Cocina didáctica: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  6. Sala de meditación: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  7. Exterior - Ingreso: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  8. Sala de niños mayores: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  9. Sala de niños mayores: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  10. Sala niños mayores: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  11. Sala de lectura: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  12. Sala de lectura : Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  13. Sala de lectura : Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  14. Sala niños pequeños: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  15. Sala niños pequeños: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  16. Sala niños pequeños: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  17. Sala de clases niños pequeños : Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  18. Sala niños pequeños : Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  19. Acceso - Recepción: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  20. Acceso: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  21. Diseño de jardin de infantes Multisala : Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  22. Diseño acceso : Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  23. Acceso - Administracion: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  24. Acceso: Escuelas de estilo  por Arquimundo 3g - Diseño de Interiores - Ciudad de Buenos Aires
    Ad
  25. Planta Baja: Escuelas de estilo  por Arquitecto Manuel Daniel Vilte
  26. Planta Alta: Escuelas de estilo  por Arquitecto Manuel Daniel Vilte
  27. Centro de día para niños especiales: Escuelas de estilo  por Arquitecto Manuel Daniel Vilte
  28. Fachada: Escuelas de estilo  por Arquitecto Manuel Daniel Vilte
  29. Centro de día para niños especiales: Escuelas de estilo  por Arquitecto Manuel Daniel Vilte
  30. Corte: Escuelas de estilo  por Arquitecto Manuel Daniel Vilte
  31. Corte: Escuelas de estilo  por Arquitecto Manuel Daniel Vilte

Escuelas

Actualmente, las escuelas conservan lugares del pasado; lugares para el aprendizaje que muchas veces no tienen en cuenta el movimiento de quienes habitan en ella. Espacios pensados para la quietud y no para el movimiento. Espacios cerrados frente a pocos, y muchas veces pequeños, espacios abiertos. El espacio aún no es considerado como parte del currículum en la escuela. 

Sin embargo, la arquitectura escolar contiene aquello que la pedagogía pretende enseñar, pero aún cuesta que ambas dialoguen entre ellas. Algunos estudios confirman que los mejores espacios educativos son los que han sido diseñados para todos (no solo para el ideal físico o psíquico del alumno), los que establecen una relación con el lugar y con el mundo exterior en vez de aislar, los que son flexibles y se pueden reinventar, porque todo esto convierte a la arquitectura en una lección. 

En Europa del norte se está desarrollando hace unos años la idea de “Escuela sin paredes” y hay muchas iniciativas diferentes en torno a este concepto, y si bien hablamos de “concepto”, no es solamente una nueva corriente educacional, sino también arquitectónica, porque literalmente hablamos de sitios abiertos que brindan una mayor comodidad e incentivan a los alumnos a la distensión y baja de presión mientras que aprenden. 

Todas estas nuevas corrientes educativas, nos orientan hacia un futuro en donde el marco físico en el que se desarrollan las situaciones de aprendizaje de los alumnos proporcione  estímulos para el proceso de aprendizaje y se convierta en un poderoso factor educativo. 

Espacio y distribución 

Es importante que tenga unas adecuadas condiciones de iluminación, aireación, higiénicasclimatización y asientamiento acústico, para crear un ámbiente agradable y dar pie al desarrollo de las relaciones interpresonales. 

Desde la arquitectura, es aconsejable que el espacio escolar rinda cuenta a ser ampliable (es decir, expansible), convertible (para que se puedan dar cambios fáciles y poco costosos), polivalente (para permitir la diversidad de funciones que exige el trabajo cotidiano), variado (para integrar a todas las personalidades de los alumnos) e interrelacionado (para lograr la comunicación entre los distintos sectores). 

El aula debe ser un ambiente estimulante y a la vez tiene que ser limpio y ordenado para trasmitir seguridad al niño. Para esto, conviene encontrar el equilibrio entre la necesidad del alumno de estar solo y su socialización, tranquilidad y movimiento; es decir, considerar dos marcos sociales: tanto las actividades en grupo como las individuales. Se debe cuidar la iluminación y diseño de cada zona. La decoración de la clase motivará al niño en el aprendizaje y estos elementos deben cambiar en cada curso, dependiendo del centro de interés de los niños/as por edades. 

La forma en la que esté colocado el mobiliario de clase influirá en las relaciones de aprendizaje. Por ejemplo, si los alumnos se colocan frente al docente con pupitres fijos se origina una relación de aprendizaje basada en la trasmisión de conocimiento. En cambio al colocar unas mesas formando un cuadrado supone el aprendizaje participativo. Si el mobiliario del alumnado está dispuesto en círculo o semicírculo indica la dimensión social de los aprendizaje, mientras que si la organización del espacio no tiene ningún tipo de estructura, está basada en el aprendizaje autónomo. 

Esta elección hablará más de la institución educativa que del alumno, pues es la elección que indicará cómo decide formar. Además del concepto del espacio y su distribución, un factor muy importante dentro de la arquitectura escolar es la elección de los colores en las paredes y las salidas de luz.

Los colores y la luz

El color tiene una influencia muy vital en la vida del escolar. Las viejas escuelas, mal iluminadas, recargadas de elementos y con colores inadecuados , afectan notablemente al cuerpo mental y físico del alumno y crean depresión, aburrimiento y cansancio.   Todos somos conscientes que la luz es necesaria para estar activos y , en el caso del ámbito escolar, poder dar y recibir una buena formación; pero en ningún caso es bueno subestimar a los colores, factor que tiene tanta o mayor importancia que la luz. 

Cuando el color de las paredes es adecuado y está bien acondicionado, no solo facilita buena visibilidad, sino que también crea un ambiente que produce bienestar y aquel equilibrio mental que es tan indispensable en una labor de asimilación y estudio. 

La selección del color en la escuela no es posible orientarla por el gusto personal o por un deseo de efectos más o menos estéticos; su finalidad es que la visibilidad sea fácil y natural y que el ambiente resulte confortable. Un color muy claro, casi blanco, podrá ser excelente para aumentar la calidad de iluminación por el aumento de la luz reflejada, pero puede ser en muchos casos inconveniente, porque una intensidad excesiva cansa. 

La luz suficiente en cantidad, bien distribuida y algo difusa evita toda sensación de fatiga ocular y determina beneficios incalculables en la moral del alumno y en sus rendimientos. Los colores a evitar en paredes son el blanco por su gran poder refractivo, el negro por su potencia absorbente y los pardos o grises por análoga causa y también porque el ambiente que crean es triste y depresivo. Los colores más eficientes son el verde, verde-azul claros por su efecto refrescante y calmante o el gris perla, el azul suave cuando se desea producir una impresión apacible y fría o en piezas muy soleadas, el amarillo, beige, gamuza, coral, durazno o naranja y el rosa claros para estimular y crear una sensación de calidez en aulas orientadas al Norte o que tengan muy poco sol.