Baños de estilo  por Ceramica Althea

Cerámica para baños: ¿es indispensable?

Cerámica para baños: ¿es indispensable?

El uso de la cerámica para baños es práctico y desde ya muy recomendable…
El uso de la cerámica para baños es práctico y desde ya muy recomendable…

Las cerámicas para baños tienen un uso súper extendido en todo el mundo, por lo cual cuando nos imaginamos estos ambientes es difícil no pensar en ellos como espacios cubiertos por azulejos o cerámica. Lo cierto es que si bien el uso de la cerámica para baños es práctico y desde ya muy recomendable, también es cierto que cada vez más vemos baños que prescinden de ella y se decantan por otras opciones. Pensemos primero por qué se extendió el uso de la cerámica para baños. La respuesta es simple, se extendió por las evidentes ventajas prácticas que la cerámica para baños trae consigo. Los baños son ambientes con funciones sumamente específicas. Con esto queremos aclarar que por tratarse de lugares que tienen entrada y salida de agua en todas partes y en los cuales la humedad es una constante, el uso de otros materiales de revestimiento como la madera, por ejemplo, no resultaban prácticos, ya que no resistirían la exposición al agua y a la humedad. La cerámica para baños tiene la doble ventaja de ser impermeable y de que su superficie pueda limpiarse con facilidad, evitando la proliferación de moho tan peligrosa y tan común en otros materiales de construcción. Entonces el uso de a cerámica para baños resultará en ambientes que necesitarán un mantenimiento menor que los baños que optan por otro tipo de revestimiento.

La cerámica para baños en las paredes

Revestir las paredes de todo el espacio con cerámica para baños puede ser tal vez una exageración. El revestimiento de paredes utilizando cerámica para baños puede limitarse al área de la bañadera o ducha, o de la bañadera y ducha y para el espacio que rodea los lavamanos, por ser estas las áreas que se encontrarán expuestas a salpicaduras. No utilizar cerámicas para baños en estos rincones específicos puede resultar en humedades en las paredes y en tener que pintar con más frecuencia de lo que habríamos querido.

La cerámica para baños en el piso

La cerámica para baños en el piso es muy común, a pesar del riesgo de resbalones que implica. Por otro lado y si bien repetimos que puede ser la mejor opción para el piso de la ducha, en el resto del ambiente un revestimiento que resista bien la humedad como la piedra o ladrillos podría servirnos igual. No existe ninguna regla que nos obligue a revestir nuestros pisos con cerámica para baños.

El costo de la cerámica para baños

La cerámica para baños tiene eso sí, una ventaja notable: es accesible para los presupuestos más apretados. Por tratarse de un revestimiento tan extendido, ofrece un amplio rango de opciones en cuanto a modelos y sobretodo a precios se refiere. El mantenimiento que requiere es prácticamente inexistente lo cual resulta en más ahorro y son la limpieza adecuada, la cerámica para baños parecerá nueva por décadas.

Consejos a la hora de comprar cerámica para baños

Siendo la cerámica para baños un material de los más duraderos, la recomendación es no dejarnos llevar por modas demasiado escandalosas por más que en el momento puedan parecernos fascinantes. En un anuncio inmobiliario las palabras “baño de época” nos hacen temblar ya que inmediatamente pensamos en los años 70 y su despliegue de cerámica para baños color pistacho, anaranjado, infames turquesas o incluso marrones. Otra opción que es preferible evitar es la de cerámica para baños que imite otros materiales, como madera, mármol, piedra o ladrillo. Los baños con cerámicas blancas son muy lindos y jamás pasan de moda, pero valga la advertencia: se ensucian con demasiada facilidad y terminaremos esclavizados al trapo de piso cada vez que entremos. Se puede optar por colores sobrios o incluso paredes en cerámica para baños blanca y otro color para el piso, que es lo que más se ensucia. Al momento de comprar cerámica para baños siempre tenemos que llevar las medidas cuidadosamente anotadas y comprar más de lo que necesitaremos. Esto es recomendable no solamente porque algunas piezas pueden dañarse durante la instalación, sino porque también podrían rajarse, rayarse o romperse en el futuro y es muy fastidioso salir a buscar la pieza exacta que necesitamos para rellenar el agujero que quedó. La cerámica para baños brillante se limpia con más facilidad que la cerámica para baños mate, ya que la última es más porosa y favorece la proliferación de hongos y manchas de humedad por su mayor capacidad de absorción.

Cerámica para baños y diseño

Si bien algunos consideran la cerámica para baños como una opción de diseño demasiado vista y aburrida, no tiene por qué ser así. Puede intercarlarse la cerámica para baños con una guarda de acero inoxidable, de azulejos de colores o incluso de azulejos de cristal, para hacer los pisos y paredes más interesantes. También pueden revestirse las paredes de cerámica para baños sólo hasta un punto dejando el resto de las paredes libres para pintarlas de otro color o incluso utilizar empapelado. Pueden colgarse cuadros o afiches para darle un poco de vida a las paredes de cerámica para baños además de incorporar muebles o estantes con adminículos para la hora del baño y adornos. Por último cuando nos encontramos con cerámica para el baño cuyo color dejó de gustarnos puede ser una opción más fácil y económica pintarla, para lo cual existe una técnica y pintura especiales. Primero debemos lijar muy bien cada una de las piezas de la cerámica para el baño, ya que necesitamos que la superficie sea tan absorbente y porosa como sea posible. Después cubriremos la cerámica para baños con una pintura especial teniendo en cuenta que requerirá de varias capas para un acabado perfecto. Finalmente aplicaremos una capa de sellador que es una especie de barniz que hará que la pintura sea más duradera. Si bien el proceso de pintar cerámica para el baño sea bastante más engorroso que pintar una simple pared, les aseguramos que es más económico que arrancar una a una las cerámicas y después revestir las superficies nuevamente.

La cerámica  para baños y el moho

La cerámica para baños tiene une superficie que se limpia con mucha facilidad, especialmente las que son más lisas y brillantes como comentábamos más arriba. Claro que en espacios húmedos como los baños, es inevitable que todos esos microorganismos que proliferan por la acción del agua y la humedad hagan su aparición eventualmente. Cuando revestimos con cerámica para baños, el blanco de hongos y moho suelen ser las juntas de cemento entre una pieza y otra, que terminan por presentar un aspecto oscuro o verdoso para nada atractivo. Por fortuna existen en el mercado multitud de productos de limpieza que no solamente sirven para deshacernos de estos problemas cuando aparecen, sino que también los previenen. Al momento de utilizar este tipo de antihongos o antimoho recomendamos dejarlos actuar por un rato antes de enjuagarlos, pero con las ventanas abiertas y dejando que hagan su trabajo en la cerámica para el baño sin nuestra presencia, ya que tienen un olor muy fuerte e incluso tóxico. Así que el consejo es rociar la cerámica del baño con ellos, dejarlos actuar por un rato y enjuagar rápidamente con la ayuda de esponjas ásperas que terminarán de arrancar lo que el líquido ya desprendió.

Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!