Pasillos y recibidores de estilo  por Dolmen Serveis i Projectes SL

Casas pequeñas, grandes espacios

Casas pequeñas, grandes espacios

En muchas ciudades donde la densidad demográfica y la falta de terreno es una constante es muy difícil concretar ese sueño, ¿qué hacer?…
En muchas ciudades donde la densidad demográfica y la falta de terreno es una constante es muy difícil concretar ese sueño, ¿qué hacer?…

Sin duda, a muchos nos gustaría vivir en casa amplia, con un inmenso jardín. Sin embargo, en muchas ciudades donde la densidad demográfica y la falta de terreno es una constante es muy difícil concretar ese sueño. Es por eso que, en ese tipo de urbes, los altos edificios o las casas pequeñas se convierten en la mejor alternativa de vivienda.

Funcionales y con un valor estético que roba varios suspiros, las casas pequeñas se adueñan del paisaje urbano brindando gran calidad de vida a sus propietarios. A continuación compartimos las ventajas  que presentan este tipo de viviendas y algunos consejos para tener en cuenta. 

Ventajas de las casas pequeñas 

Las casas pequeñas, aunque suene algo raro, cuentan con varias ventajas. A la hora de comenzar una construcción desde 0, debido al poco metraje que presentan, suelen ser mucho más económicas. No es lo mismo tener una superficie cubierta de entre 35 y 60 m2 a 250 m2. El mantenimiento, en las casas pequeñas, también es mucho más asequible. Pero no es lo único. En materia de impuestos, este tipo de construcciones no impactan con sus costos demasiado tu bolsillo y el predial –impuesto que se paga todos los años en relación al metraje, antigüedad y zona- suele ser mucho más bajo. Otro punto a favor es la calidad de los espacios. Es muy importante que derribes el mito de que en las casas pequeñas no podés vivir cómodo. Sin duda, eso es gran un error. Las vivienda de poco metraje, sobre todo las que desarrollan de forma vertical, pueden transformarse en verdaderos oasis de confortabilidad y funcionalidad. Todo depende de las bondades del terreno y del diseño que elijas. 

Funcionalidad en las casas pequeñas 

Una de las grandes claves de las casas pequeñas es alcanzar la funcionalidad. ¿Cómo lograrlo? No es fácil pero tampoco imposible; sólo es necesario conseguir un buen profesional que te pueda asesorar en cuanto a diseño, distribución de espacios y decoración. En cuanto al diseño, las casas pequeñas se pueden desarrollar de forma horizontal o vertical. La segunda opción ofrece varias posibilidades para que puedas ampliar los espacios hacia arriba y por qué no hasta tener tu propio jardín en la terraza. 

En ese sentido, ¿Ya escuchaste hablar de las azoteas verdes? Sin duda, las azoteas verdes son una alternativa sustentable que ofrece gran ventajas a tu hogar y mejora la calidad de vida de tu barrio. ¿Por qué? Entre muchos beneficios, los techos verdes reducen el consumo de energía, debido a su poder de aislamiento, reducen la retención de agua de lluvia, mejoran la calidad del aire, incrementan el valor de la propiedad, y visualmente son muy estimulantes ya que se convierten en excelentes espacios de relajación y descanso. Por otro lado, en las casas pequeñas, otro aspecto a tener en cuenta es la distribución de los espacios. En ese sentido, inclinarte por ambientes abiertos e integrados favorece la funcionalidad de la vivienda. Por ejemplo, en la misma planta podés integrar una cocina, del tipo americana, con un living y comedor informal. Cuanto menos muros y barreras visuales tengas: ¡Mucho mejor! Otro truco es proyectar el espacio con mucha iluminación natural. De esa manera, se transmite una mayor sensación de amplitud. Ventanas, tragaluces y paredes de cristal son una gran opción. Pero no es todo. A esa la idea la podés reforzar empleando en los acabados una paleta de colores claros. Por cierto, en tu proyecto, para sumar más espacio, también podés diseñar una cómoda terraza o un pintoresco balcón. 

¿Cuál es el mejor estilo para una casa pequeña? 

En cuanto a estilos, todo depende de gustos. Sin embargo, algunos son mejores que otros. El minimalismo, por ejemplo, es una corriente estética que se  adecúa  muy bien a los espacios pequeños. Las primeras ideas surgieron de la mano del gran arquitecto alemán Ludwig Mies Van Der Rohe, a fines de los años 30 haciéndose popular a fines de los años 60 en Nueva York.  Su máxima: menos es más; esta idea de alcanzar lo máximo con lo mínimo e indispensable, es sinónimo de elegancia, armonía, sencillez y belleza. En las casas pequeñas, el minimalismo resulta ser un gran aliado. Su atención a las formas simples y a la monocromía en los acabados, tapizados y muebles, definitivamente, es un atractivo irresistible. Respecto a texturas, este estilo integra materiales como cemento, vidrio y acero. 

Las superficies suaves y luminosas son una constante. Una alianza armoniosa cuyos resultados son increíbles. El minimalismo se rige bajo parámetros de unidad, es decir, que en un espacio todos los elementos deben combinar ya que todo es parte de todo.  Lejos del exceso y la contaminación visual, este estilo prefiere el número mínimo de elementos. Ideas de decoración para casas pequeñas En las casas pequeñas la decoración debe ser, preferentemente, sencilla. 

Debido a que los espacios son reducidos, lo mejor es no llenarlos de muebles y objetos. Los muros pueden permanecer limpios con algún que otro detalle. Los espejos son una buena alternativa. En los lugares pequeños transmiten una gran sensación de profundidad. Como mencionamos no llenes de sillas, sillones y mesas los espacios; sólo emplea los necesarios. Repisas en los muros y muebles funcionales son la mejor opción. Diseñados a medida aprovechan cada m2, agregan una cuota moderna y, según el diseño, pueden llegar a ser muy originales. En la cocina, comedor, dormitorio, living o baño quedan bárbaros. También podés escoger muebles plegables o desmontables. 

El estilo escandinavo es una opción viable. De líneas simples, rectas, y superficies claras promueven la racionalización del espacio. En estos ambientes, la pincelada de color, recae en algunos textiles. Por otro lado, para pintar las paredes, escogé colores claros como blanco, crema o beige. De esa manera, los espacios se ven más amplios de lo que son. No usés colores obscuros y si la estancia no tiene luz natural mejor andá a lo seguro y decídete por el blanco; no falla. Finalmente, no te olvidés colocar alguna planta para sumar un toque verde y alguna pieza de diseño para realzar el espacio.

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!